· coaching,inteligencia emocion,liderazgo personal,coach,emociones

Corría el 2do set del abierto de Australia, unos de los torneos más prestigiosos del tenis mundial. Novak Djokovic siendo el número uno del ranking, se prepara para realizar el saque, se seca las manos con una toalla, mira para un lado, luego para el otro, pica la pelota una, dos, tres veces. El reloj muestra que pasan 23, 24, 25 segundos, cuando el umpire en forma implacable le cobra falta por demorar más de la cuenta, esto le cuesta perder su primer saque y tener que realizar el segundo.

Sensiblemente molesto por la situación, realiza rápidamente el segundo saque y tras la devolución del rival, Novak responde con una derecha que se va muy lejos de la cancha. Perdiendo así un punto crucial que le implica perder su saque.

¿Cuantas veces nos pasa de culpar a los demás por nuestros errores?​

Al ir al descanso se acerca al juez y le palmea una zapatilla y no contento con eso, en forma sarcástica le dice al umpire ‘Te estás luciendo en este partido, estás haciendo un gran trabajo. Te hiciste famoso, bien hecho’. El umpire mostrando una enorme inteligencia emocional, ni se inmuta, sigue como si nada con su trabajo.

Este ejemplo nos muestra que ni siquiera los grandes campeones como Novak son inmunes a desequilibrarse y perder el eje. Y nos deja una lección interesante:

¿Cuantas veces nos pasa de culpar a los demás por nuestros errores? Nos equivocamos y en vez de aceptarlo, aprender y continuar. Lo primero que hacemos es buscar a alguien a quien culpar, buscar la falta en los demás que nos libere de nuestra responsabilidad (en este caso el correcto umpire) y encima, lo peor de todo, es que nos quedamos ‘enganchados’ con dicha situación, derrochando una enorme cantidad de nuestra valiosa energía. Esto genera que te distraigas de tu camino y que pierdas tu norte, en el caso de Nole, esto le implicó perder un punto clave con facilidad.

No desaproveches tu energía criticando o culpando a los demás por tus errores. Acéptalos, aprende y sigue enfocado en tus metas​

Por esto te propongo que desde hoy seas responsable de tu vida y no desaproveches tu energía criticando o culpando a los demás por tus errores. Acéptalos, aprende y sigue enfocado en tus metas, que de esta manera no van a tardar en llegar.

Autor: Esteban Coluccio

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly